sábado, 1 de diciembre de 2007

El gozo intelectual



Suena a chiste, pero es la pura verdad: la lectura de este libro es una verdadera gozada. Si lo hubiera escrito un filósofo quizá fuera más profundo, pero también seguramente más triste. Porque, ¡qué “palizas” son los filósofos!, ¡siempre con su yo a cuestas! Han dejado sin trabajo a Sísifo.

Se ha dicho que la filosofía es una “ciencia triste”. Este libro lo ha escrito un científico alegre, buen conversador, amigo de sus amigos, que derrocha inteligencia por los cuatro costados, con una prosa brillante y ágil, y que –se nota- ha sentido ampliamente aquello de lo que habla. De hecho la mayor parte de los textos son historias y sólo una pequeña está dedicada a la teoría. Y es que, aunque parezca mentira, lo universal sale de lo particular y no al revés.

El gozo intelectual nace del comprender en la reflexión, en la investigación, en la conversación, pero sobre todo, en la belleza. Sospecho que en el caso de Wagensberg tiene su raíz en un sentido estético de la vida, que empieza por la alegría ante lo real, la naturaleza, porque sea así y no de otra manera. Algo muy distinto del estereotipo del científico manipulador. Más que en preguntar, da la impresión de que es un maestro en encontrar.

En la ecuación Ciencia, Arte y Naturaleza el autor parece seguir todo un programa que ya pudimos admirar en su magnífico libro La rebelión de la formas. De alguna manera completa la reflexión de Novalis: “el arte es el cumplido de la naturaleza” (a través de la ciencia). Y es un buen ejemplo de aquello a lo que aspiraba Schiller: que la cultura nos vuelva a reconciliar con la naturaleza a través del arte. Pero, mejor no dar nombres.

Sólo un pequeño reparo de erudito algo picajoso. Al término de la historia que más me ha gustado, “Sobre la conmovedora belleza de los pelos de bruja”, Wagensberg dice: “Creo que Kant estaría de acuerdo en esto: lo bello, cuando además se hace inteligible, se convierte en sublime”. Pues va a ser que no. Dice todo lo contrario. Pero, ¿qué más da? Es lo que debería haber dicho: la belleza es un sentimiento causado por la representación de los objetos que sí nos da un conocimiento de ellos.

La prueba es este libro. No hecho sólo para ser leído sino para mirarlo despacio. Encontramos toda una serie de magníficas fotografías, obra del autor, auténticos pensamientos de los objetos, de ellos, es decir, pensamiento en imágenes. Me quedo con un encabezamiento (c. III, de la segunda parte): “Inteligibilidad y belleza. La inteligibilidad es la belleza externa de las cosas, la belleza es la inteligibilidad interna de las cosas y, ambas, cosa de armonía y ritmo”. Puro Platón en vena.

La fotografía viene a continuación y se titula “Danza”. Sólo por ella merece la pena el libro. No la he escaneado, ni tampoco la comento, adrede, para que salgan corriendo, los que aún no lo han hecho, a comprar el libro.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Sobre el pequeño Kant:

"Es el privilegio del auténtico genio, y sobre todo del genio que abre un camino, cometer impunemente grandes equivocaciones."

Archimboldi dijo...

Más que un privilegio igual es una ilusión del "alma bella"...

Tíscar dijo...

José Cuerva habló de este libro en una mesa redonda y me quedé con muchas ganas de leerlo. Ahora son dobles, así que no me podré resistir.

David dijo...

Vaya, qué interesante parece el libro que comentas, será una de mis próximas lecturas, de este mismo autor recomiendo su serie de aforismos, muy estimulantes, publicados en 'Si la Naturaleza es la respuesta, ¿Cuál es la pregunta? (2003) y 'A más cómo, menos por qué'(2006), también en Metatemas, una editorial muy recomendable que nos acerca interesantes reflexiones de naturaleza filosófica de los científicos de vanguardia más eminentes.

Saludos al creador de este magnífico blog

josé luis molinuevo dijo...

Gracias David, tenemos afinidades de lectura desde hace mucho tiempo. Leeré los que me faltan de tu lista.
Gracias Tíscar por el dato de Zemos. Estoy empezando a leer el libro con un sentimiento agridulce. Ya comentaremos el desenlace.

MBI dijo...

Bien yo tb voy a comprar el libro