sábado, 13 de diciembre de 2008

Oleg dou

2 comentarios:

logiciel dijo...

He estado buscando cosas de Dou, de quien no había ni oído hablar, por cierto. Es francamente interesante su exploración sobre el interior humano desde el exterior.

Anónimo dijo...

Su mirada desgarra el sentimiento, es lo sublime escondido en unos ojos marrones clavados en recuerdos que no hemos tenido, ero que si hemos vivimos de forma lateral, indiracta. Es una sobriedad maquillada por un silencio que mata más que ayuda. Dan ganas de sentirse triste.

Hay tanto para decir de esto...
Jorge