jueves, 14 de mayo de 2009

La eterna discusión

“A menudo se discute a propósito de lo que debe ser el contenido de una película, si se debe limitar a proporcionar diversión o si debe informar al público sobre los grandes problemas sociales del momento, y yo huyo de estos debates como de la peste. Considero que todas las individualidades se deben expresar y que todas las películas son útiles, ya sean formalistas o realistas, barrocas o comprometidas, trágicas o ligeras, modernas o anticuadas, en color o en blanco y negro, en 35 milímetros o en super-8, con estrellas o con desconocidos, ambiciosas o modestas…Únicamente importa el resultado, es decir, el bien que el director se hace a sí mismo y el bien que hace a los demás” (Truffaut. El placer de la mirada)

7 comentarios:

Javotxu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pepo dijo...

Estoy completamente de acuerdo, Javotxu.

Frente a eso, el cine de Truffaut era libre, vivo, particular, "pequeño" a menudo (gloriosamente pequeño), distinto de una película a otra. Y era así precisamente porque esa filosofía de la cita que ha copiado José Luis, esa visión del cine, es la que expresaba en sus películas. A mí me gustan sus pelis hasta cuando no le salían bien.

David Porcel dijo...

En efecto, así es el cine de Truffaut, y creo que La noche americana corrobora claramente la cita que pone José Luis, y nos acerca a la naturaleza de ese bien, propio y ajeno. Se agradece la referencia. Saludos

Anónimo dijo...

Es difícil educar la mirada para mirar con ojos nuevos, porque estamos sujetos a lo que hemos vivido. Pero no creo que sea imposible. Por ejemplo, los monjes del templo Komyoji se molestaron mucho cuando talaron algunos de sus árboles , pero cuando vieron que mostrar algo bueno era la meta del rodaje de Akira Kurosawa, le regalaron un abanico. En él estaba escrito el siguiente poema :" Bien para la Humanidad"

G.

Anónimo dijo...

¿Acaso "Roma,ciudad abierta", "Los inútiles", "Accatone", "Rashomon", "Viridiana", "La regla del juego"... son bodrios pesimistas etcétera, etcétera?
Y si por un momento hiciéramos como Truffaut y nos decidiéramos a vivir -amando el cine-; sin poses, huyendo del academicismo impuesto.
Gracias, G., por la anécdota.

R. Torres

Pepo dijo...

"¿Acaso "Roma,ciudad abierta", "Los inútiles", "Accatone", "Rashomon", "Viridiana", "La regla del juego"... son bodrios pesimistas etcétera, etcétera? "

No. Me temo que yo también he tomado la parte (el cine social que se estila AHORA) por el todo. Toda la razón, R.

J.I.V dijo...

Lo importante es el resultado, la transformación, el crecimiento, el descubrimiento que te provoca una película; clásica o contemporanea, muda o sonora, realista o fantástica.

El cine es un espejo en el que nos reflejamos, es una puerta para el análisis (de nosotros mismos y del mundo) por la que puedes pasar o no), es una invitación al autodescubrimiento, a recordar nuestra condición humana y en consecuencia, a entender el mundo que nos rodea.

J.I.V.