martes, 16 de junio de 2009

mirar, vivir


4 comentarios:

FRANREYGN@telefonica.net dijo...

No me resulta tan evidente la identificación; lo siento, sin duda un prejuicio apocalíptico respecto al papel de la imagen en la evolución del pensamiento y en la real situación del hombre hoy.
El ser humano es el lugar de las imágenes según H. Belting y sin duda en el proceso de constitución, de desarrollo de nuestro ser el mirar es imprescindible mecanismo. - ¡Qué trascendental resultó el espejo del baño; el añejo "Rommy" metonímico; cada día adolescente! -. La auto-construcción del yo no sería sin la identificación con la propia imagen; con lo que nos escruta inmisericorde desde el azogue.
Empero lo que hoy es resulta otro estadio de la "Iconosfera" en la que nos hallamos inmersos va más allá de lo evidente. Estamos obligados a mirar en detrimento del vivir; o según Baudrillard$Co mirar es nuestra manera de vivir. La espectacularización de la sociedad -obvio Debord -; es nuestro destino aciago. La esclavitud del Object´s System; etc...Todo muy manido y trasnochado...
Pero resulta inquietante Heidegger:
"Allí donde el mundo se convierte en imagen, el sistema se hace con el dominio, y no sólo en el pensamiento(...) también cabe siempre la posibilidad de la degeneración hacia la exteriorización de un sistema que, simplemente, ha sido fabricado, ensamblado...."(La Imagen del Mundo 1938)


El "Guadiana" Paco:Francisco Reyes González Nieto

josé luis molinuevo dijo...

Hola,Paco. Las imágenes son la vida de los sentidos. Quizá por eso han tenido tan mala prensa en la tradición platónico-cristiana que alcanza a los que mencionas.
Un abrazo

Anónimo dijo...

vaya, esto se parece a lo que comenté en el post sobre "regreso a la belleza".
no tiene que ver, pero recomiendo ver "Los mundos de Coraline", y adivinar donde aparece la araña de Louise Bourgeois en el film

Anónimo dijo...

Si ese “en el fondo” es un intangible (a algunos gramáticos), habíamos de volver a la superficialidad (Nietzsche), a la apariencia, al ser... Se suele olvidar el sentido de aisthesis (estesia) como elevación... ad-miración; me parece que el “debo” sería muy relativista, considerando que nuestras naturalezas son distintas (en aquello que no se pronuncia), empero, el “como” es la posibilidad de encuentro, de simetría: seguir juntos desde nuestros lugares, ese “como” gesta un nuevo cuerpo: un nuevo lugar: un a donde mirar: un a donde vivir... entonces, ese “como” invita a los físicos, ¿dos cuerpos ocuparían un mismo lugar, a uno tiempo y mismo espacio? Hacer aquel “en el fondo” tangible a los dos; cada uno de los dos pasaría a mirar y a vivir desde ese “como”, vivir nuestra ambigua naturaleza: ser más de uno en uno mismo. (me gusta el giro imágenes-vida-sentidos)(Francisco Carvalho - desde Brasil)