martes, 3 de agosto de 2010

llámame




7 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuatro imágenes, una historia... ¿Historia? Quizá mejor un acontecimiento, inesperado, al estilo de Foucault, sin argumento. Por ello mismo, lo innecesario de palabras que argumenten y narren.

Simplemente así.

Mara dijo...

Esperanza ... ¿Desesperanza?,
o quizás, desesperanzada esperanza.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Profesor Molinuevo, ¿qué opina de "Slacker", de R.Linklater?

¿Y del resto de su filmografía?

Un Saludo.

Anónimo dijo...

Variaciones sobre una emocion que animaliza,la soledad.

Mara dijo...

Siento entrar a discrepar...pero no estoy en absoluto de acuerdo con la afirmación del anónimo anterior.
Animalizan otras emociones, actitudes o situaciones, de las que desgraciadamente tenemos ejemplos a nuestro alrededor todos los días.(Aunque todo tiene sus matices, pero... generalizando, generalizo)

Un saludo.

Rodrigo Simón dijo...

Una de las películas más desoladoramente tristes y bellas del último cine. Todo ello a pesar de la frialdad del cine de Kaürismaki. Siempre que la he visto me he preguntado si el centro de la película recae en la chica de la fábrica de cerillas o en las cerillas mismas, que son simple imágen -como en el cuento de Andersen- de la fatalidad y crueldad de la esperanza.

Un saludo,

Rodrigo Simón

Anónimo dijo...

Historia? acontecimiento?, la vida misma..."llámame"... tan real.
Killa