jueves, 18 de agosto de 2011

juventud no indignada con (santo) padre

2 comentarios:

Edelweiss dijo...

Los pelos como escarpias...estas cosas me revuelven algo por dentro. Cada cual con su historia.

josé luis molinuevo dijo...

Cierto, Marta, el problema es cuando insisten en contarla a todo el mundo.