jueves, 28 de junio de 2012

proyectos

"¿Para qué llevar a cabo los proyectos, si el proyecto ya es en sí mismo un goce suficiente?" (Baudelaire).

4 comentarios:

Azahara dijo...

¿Qué pensaría de esto el amigo don José? "¡Un ser que consiste más que en lo que es, en lo que va a ser!", en lo que tiene que ser... Un saludo.

David Porcel dijo...

Bueno, imagino que para dar paso a otros... Pero, un proyecto que no se piensa llevar a cabo, ¿es un proyecto? Saludos

josé luis molinuevo dijo...

Mmmm..esos sueños diurnos(abstenerse psicoanálisis)de una vida mejor de los que hablaba Bloch en su Principio de esperanza frente al de angustia de Heidegger. Algunos sabemos que no se realizarán, incluso que no deben realizarse y, sin embargo,...

Bueno, Azahara, Don José también hablaba de la vida como empresa, lo que le quita un punto a la aparente frivolidad de Baudelaire.

Lo estoy releyendo ahora, alucinante: reza a Dios pidiéndole que interceda ante el diablo para que este cumpla lo que le ha prometido. Bizarro.

Un diablo amigo del hombre, en la estela de Milton, Blake,Byron. Al menos tenía el detalle de no engatusarle con acciones preferentes.

Iván Macías Macías dijo...

Todo esto me recuerda un poco a la concepción del romanticismo de Santayana, donde "Un demonio les dirige, y este demonio, divino e inmortal en su peregrinaje, es su más recóndita entraña". El deseo, la ambición, no puedo dejar de verlos en estos textos.

Para Ortega y Gasset el amor es el deseo nunca satisfecho, pues el deseo una vez que se consuma y se satisface, se apaga, pasando a otra cosa.

Precisamente hace poco hice un post sobre ello, relacionándolo un poco con ese lado oscuro de ese romanticismo promiscuo, del usar y tirar. Pero es sólo una interpretación.

Un saludo y gracias, su blog me continúa enseñando mucho pese a la distancia.