lunes, 15 de octubre de 2012

romanticismo negro

Samuel Colman, Vor dem Weltuntergang, 1837.

Leo en la prensa que hay en Frankfurt una macroexposición sobre el "Romanticismo oscuro". A la oportunidad de la misma se añade el que sea precisamente en Alemania, a la que se le suele identificar con el romanticismo luminoso, especialmente por su primer romanticismo.

Si el romanticismo luminoso es el alma de la publicidad, el negro lo es de nuestras distopías, en particular de las tecnológicas. Citan un frase de Baudelaire, el gran tardorromántico, es decir, moderno: "El romanticismo es una gracia, una gracia divina o infernal, que nos ha marcado con estigmas indelebles".

Esta mañana hablábamos en clase del lado oscuro de lo sublime, de los costes humanos en la publicidad y la propaganda política. Lo sublime es el diagnóstico de la catástrofe desde una distancia de seguridad. El cuadro de Colman, que no conocía, es un magnífico ejemplo de ello: hundimiento del mundo contemplado serena y (hasta cabe suponer) deliciosamente por un individuo que acodado sobre unos libros muestra una leyenda. Es de 1837, pero resulta extrañamente actual. Enciendo la radio, pongo la televisión y le veo y oigo: es un tertuliano. Diserta sobre lo mal que está el presente y que no hay futuro: el mundo se hunde a sus pies mientras pasa por caja.

3 comentarios:

Alejandro Lozano dijo...

Yo creo que el sujeto en cuestión se está esforzando por obtener una vision deleytable de todo ese revoltijo.

Mirar las cosas en la distancia, darle un poco de distancia al asunto, obtener una orden judicial de alejamiento... La distancia lleva tanto tiempo entre el repertorio de figuras espaciales que manejamos que hasta hay poses como la del hombrecito del cuadro y se intentan batir record guiness (como el del amigo Baumgartner).

Cecilio Javier Trigo Pozo dijo...

http://www.imalogo.es/cjtrigo/imagen/1525

josé luis molinuevo dijo...

Cecilio, perfecto, Alejandro, estratosférico
abrazos