miércoles, 12 de diciembre de 2012

filosofía


13 comentarios:

Cecilio Javier Trigo Pozo dijo...

Preciosa entrada. El vuelo del Zorzal es diferente al de la lechuza, este sea quizás más adecuado por los nuevos tiempos.

Le dejo mi respuesta, crítica por supuesto.

http://www.imalogo.es/cjtrigo/imagen/1747

David Porcel dijo...

Hermosa imagen. Ante el nuevo borrador LOMCE que margina la historia de la filosofía estamos creando y difundiendo un blog los profesores de filosofía desde el que se reflexiona sobre el asunto, http://filosofiaensecundaria.wordpress.com. Te animo a visitar y a colaborar en él. Un abrazo

Anónimo dijo...

La imagen no hace referencia a la libertad de pensamiento o de lo que sea, sino al hecho de que nos quieran echar del edificio. Todo esto no está bien.

josé luis molinuevo dijo...

Efectivamente, la imagen es ambigua, llena de posibilidades.

Junto al apoyo incondicional a que siga la filosofía en los planes de estudio, quizá fuera también oportuno abrir un debate sobre qué tipo de filosofía actualizada deberíamos ofrecer a la sociedad. Así no podemos seguir, y en cada reforma volverán las lamentaciones y la defensa numantina de algo difícilmente sostenible.La filosofía es un servicio social y no un ejercicio ensimismado.No basta con que nos parezca que hacemos algo útil (hay inútiles que piensan que debe ser inútil)sino que hay que ofrecer la posibilidad de que los demás lo perciban también así.
Que se hagan maravillas en Secundaria con lo que hay ha sido para mí siempre un misterio y digno de admiración. No puedo decir lo mismo de la Universidad.

Gracias por el link David, estaré atento
Saludos.

Salustiano Fernández dijo...

Cierto, nos echan del edificio, y es ahora, viviendo a la intemperie como siempre ha estado el pensamiento por mucho que 'fés', 'dogmas' y currículos nos hayan hecho creer lo contrario, cuando podrá ejercer su vuelo sobre todas las cosas, aunque también morir de inanición e inconsistencia entre acusaciones de impiedad y falta de compromiso. ¡Con lo fácil que ha sido volar y comer en el/la (j)aula! Y lo mejor es que vuelve el pensamiento a poder brillar en la luz de una imagen, de un gesto simple (el de la mano que suelta, no atrapa), frente a la romántica nocturnidad palabrera hegeliana. Imagen sugerente por cualquier lado que se mire.

Eugenio Sánchez Bravo dijo...

Creo que nadie se esperaba la desaparición de la Historia de la Filosofía como asignatura troncal en 2º de Bachillerato. Para colmo queda como una optativa que compite en igualdad de condiciones con la religión. Además, en el caso remoto de que se modificase el anteproyecto y dejaran intacta la Historia de la Filosofía, desaparece la PAU y la evaluación, según tengo entendido, pasaría a ser función de una entidad externa. El profesorado, en general, baja otro escalón.

De todos modos, estoy totalmente de acuerdo en que si nos devolviesen la asignatura de 2º deberíamos ofrecer algo diferente, mucho más conectado con la actualidad. Por lo menos, dejar a un lado el mero aprendizaje memorístico y animar a aprender a leer los textos desde el presente y para el presente.

La Filosofía de 1º de Bachillerato es un cajón de sastre: Lógica, Antropología, Sociología, Psicología... pero funciona. Siempre y cuando las comunidades autónomas mantengan su carga horaria: 3 horas semanales. Si la dejan en 2 horas como ocurre en Madrid es preferible que la supriman.

Personalmente estoy convencido de la necesidad de la Filosofía en Secundaria. Bien planteada es una asignatura que cambia para bien la forma de ver el mundo de muchos alumnos. Lo he visto durante años y creo firmemente que merece la pena.

Si el anteproyecto queda tal cual en lo que se refiere a la filosofía nuestra labor principal será la de curas sin sotanas impartiendo ese invento perverso que es la materia de "Valores Éticos".

Saludos.

P.D.: Siento haberme extendido demasiado.

josé luis molinuevo dijo...

Esperemos, Eugenio, que los esfuerzos de los compañeros tengan éxito. La vez anterior se ensayó un método eficaz. Bastaron unos artículos en la tercera de un periódico con la firma de algún filósofo mediático para que cambiara el planteamiento ministerial. Esos titulares influyen, y mucho, en lo que, al fin y al cabo, son decisiones políticas.
Desde luego la tarea que haces en tu blog es un excelente ejemplo de esa necesidad de actualización de la filosofía que estamos comentando. La filosofía siempre fue transversal en los creadores ¿por qué no ha de serlo en los profesores?
Me llama mucho la atención lo que dices acerca de "ese invento perverso" ¿Qué experiencias has tenido/sufrido con él? Parece un afirmación políticamente incorrecta
Saludos

Anónimo dijo...

Pues bien podríamos dar carta de navegación en el aula a otras cuestiones (sin pesimismos) en lugar de planteamientos bienpensantes o de alturas "meta"físicas que no tocan suelo hasta el siglo XX (y en 2º bachillerato con suerte se llega a Nietzsche). El recorrido histórico de las ideas de Occidente es totalmente necesario para, al menos, enterarse un poco de qué va el cotarro (el bachillerato es una cuestión de mínimos). Pero me cuesta ver a Descartes como ejemplo práctico para el ciudadano actual, más allá del contexto científico. Tal vez habría que tratar la asignatura por temáticas que sí sean "realmente" válidas para el presente, más allá del coñazo de los DD.HH. (que nadie cumple) o del multiulturalismo (que tal y como está planteado es un bulo); y a poder ser sin caer en el cajón de sastre de Filosofía I. De este modo se evitaría que contenidos propiamente filosóficos se diluyesen pretendidamente en otros departamentos (un saludo, señor Wert), tendría sentido su obligatoriedad (también en segundo de bachillerato) y daría pie a hacer una criba de autores.

Eugenio Sánchez Bravo dijo...

Creo que fue con la LOGSE (no estoy seguro) cuando la Ética dejó de ser la alternativa a la religión y se convirtió en asignatura obligatoria en 4º de ESO. Ética para Amador, con todos sus defectos, sirvió para convertirla en una introducción a la Filosofía.

Desgraciadamente el curriculum oficial tomó otro camino, una especie de catecismo laico que nos convirtió en curas sin sotana. Siempre fue una maniobra perversa. Basta con abrir uno de los libros de texto al uso para entender lo que digo: se habla de libertad y no de cómo se la vendió Bush a los iraquíes, se habla de separación de poderes pero no de Garzón, se habla de la ONU y se deja a un lado Libia, Siria, Israel, se habla del 0.7 y no se hace la historia negra del neocolonialismo...

Con la LOMCE la cuestión ha empeorado. La Ética vuelve a ser alternativa a la Religión y a cambiar de nombre para llamarse Valores Éticos. Tengo curiosidad por ver el currículum oficial: probablemente sea algo del tipo bienaventurado el mercado libre porque no necesita ser regulado, bienaventurado el emprendedor porque no recurre al subsidio del paro, bienaventurada la gestión privada porque mejora la eficiencia...

En mi caso, si me lo permiten, seguiré haciendo lo de siempre. Digo si me lo permiten porque he leído en internet que el profesorado de Valores Éticos en la comunidad de Madrid también lo va a elegir el Obispado y pagar el Estado. Seguro que es sólo un rumor pero da pánico sólo pensarlo.

Gracias por dejarme este espacio para el desahogo.

Un abrazo.

Marco dijo...

Me quedo con lo que comentas, José Luis, al respecto de la necesidad de replantearse qué tipo de Filosofía se quiere para las Enseñanzas Medias hoy. Hay vida después de Kant (y del kantismo). Tal vez el problema también reside en el propio profesorado de Filosofía de Secundaria, que son licenciados formados a golpe de desprecio hacia el pensamiento actual (por lo general).


De las facultades de Filosofía uno sale licenciado (desde luego, precisamente esto no se alpica a tus asignaturas en la USAL, sino todo lo contrario) con la sensación de que está prohibida la vida despúes de Heidegger (al margen de Habermas, por supuesto; es decir, al margen de los "anti-márgenes"). Lo habitual es que el profesor de Filosofía de Secundaria o bien no tenga ni idea de una cosa llamada Posmodernidad, o bien le tenga miedo, o bien la repudie (sin saber a qué repudia).

Claro que, entonces, no sé yo qué puede enseñarse en el siglo XXI pensando desde los espacios y los tiempos del siglo XX (cuando no del siglo XVIII).

Un abrazo. (También de agradecimiento, en lo que a esto respecta, por lo comprendido en tus asignaturas de la Licenciatura en la USAL).

Marco Antonio Hernández Nieto

Anónimo dijo...

Hablamos de utilidades para el presente, pero no hemos nacido hoy. El conocimiento histórico de las "¿ideas?" es necesario (no suficiente), no se puede renunciar a ello, sobre todo en esta etapa educativa.

Anónimo dijo...

Hablamos de utilidades cayendo en la trampa del ser utilizados y, además, legítimamente. La filosofía es inútil en tanto que herramienta productivo-laboral. Es el violín de un rey acomodado torpe y sin oído. Ofrecemos dudas donde no tenemos cabida y se nos dice educadamente que sobramos.

Vendernos se nos da fatal. Cuando se ofrece modorro, el cuco se queda en su casa. Y cuando se pone tonto, se le echa o se le dispara.

Gracia Iglesias Mínguez dijo...

https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=7XiDU5U0_0M