martes, 1 de junio de 2010

la lucidez de Bernhard

"El aplauso es la recompensa del actor. Vive de ello. Yo, por mi parte, prefiero las transferencias de mi editorial".

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Y a veces, ni aplausos ni transferencias de un modo inmediato. Con ser leído basta... Claro está, como inversión de futuro para tener un sueldo, reconocimiento, o transferencias...

Anónimo dijo...

bbff, no lo sé. no quiero ni pensarlo.

yo con escribir- curarme a mí misma tengo suficiente,
y luego en ratos libres de tanto teatralizar me entran ganas de pasear por la calle para ver el mundo real o...yo que sé!

ya me harte de filosofar aunque fuera mi carrera!

P.

Mara dijo...

"Qué aprovecha a los huesos sepultados la gran fama de los hechos?¿dónde está el /sentido¿do el oyr,con que el hombre coge los fructos de ser alabado?..."(Fernán Pérez de Oliva).
Sin duda, contribuyo a las transferencias.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Aunque es cierto, que a veces la escritura es un proceso de catharsis o escatología... Y todo esto sin ponernos estupendos con rancia filosofía platónica o cristiana...

Anónimo dijo...

Está claro.... ninguno estaríamos aquí sin las necesarias
trasferencias. Saludos