sábado, 8 de diciembre de 2018

Descarga libre: España una democracia interesante 1.



Descarga libre AQUI

SE RUEGA NO SUBIR ESTE ENSAYO A PLATAFORMAS DE PAGO

jueves, 22 de febrero de 2018

dentro de un cuadro de Patinir




El cuadro de Patinir luce perdido en una pared del Museo del Prado de camino hacia otros cuadros de mayor formato. Es un cuadro de paso en todos los sentidos, empezando por el título El paso de la laguna Estigia. Podemos elegir un guía para adentrarnos en él. A nuestra disposición están los diversos comentarios que se han hecho sobre él: posibles fechas de composición, temáticas, influencias, símbolos utilizados. Es algo habitual en la estética clásica: el cuadro como ejemplo de una decisión moral por el Paraíso o el Infierno, como sensibilización de ideas morales. Tienes que decidirte. Son como capas de pintura hermenéutica que van cayendo sobre él convirtiéndole en un palimpsesto. Me permiten ver, no el cuadro, sino la idea del cuadro. Ahora bien, esto que sirve para escribir el texto de un catálogo, hacer una presentación, no es lo específico del cuadro, esa idea repetida en tantos otros, sino el cómo está pintado el cuadro, su corporalidad, no lo que significa. Son esos colores, esa gama de azules y verdes que se concentran en las oscuridades flamígeras de una ribera derecha tan interesante interpretada como infierno y se diluyen en una ribera izquierda insulsa llamada paraíso; colores que acaban fundiéndose en esa laguna río que fluye hacia el presente, hacía ti, desembocando en tu presencia, en ti.


Yo elijo otro guía que me brinda el museo: Google Earth. He aquí los resultados de ese viaje por el cuadro a través de los detalles, no de la idea del cuadro.


Utilizando el dispositivo tecnológico descubro algo que se había escapado a la mirada y me brinda el ojo de la cámara: Caronte me está mirando, se dirige a mí y hacia mí, no me quita ojo. Se suspende la identificación primaria estética con la pequeña figura de la barca. Quizá no es que rechace sino que es rechazada por el Paraíso de entrada impracticable, mientras que el Infierno resulta más interesante pero de difícil acceso, no por el Cancerbero, un can más bien apaleado y encogido en su estrecho cubil, sino por lo angosto del canalillo. El pequeño ser humano, tú, se supone, de torso de frente y cabeza y pies ladeados, mirando a un lado, dicen, ya has elegido el camino fácil, el Infierno. Pero, cerca, más cerca, observo que la acción de su cuerpo y la dirección de los ojos se neutralizan quedando en suspenso.

Caronte te mira a ti, ¿qué decides? ¿Y por qué tengo que decidir? ¿Por qué tengo que ser y no simplemente estar? Y estar donde estoy realmente, no donde me colocan los símbolos. Insisten: son cuadros de los que no puedes ser espectador porque no hay zona de seguridad más allá del marco en la que hacer pie. Y, sin embargo, yo no soy el que está allí en la barca decidiendo, soy el que está en la corriente, entre las orillas de la laguna Estigia, diferente, en la indiferencia respecto a ellas.

Google Earth me permite una cercanía física inusitada pero también una distancia impensable: Caronte no mira a las orillas, como debería según los símbolos, me mira a mí y no se lo puede creer, alguien que no elige y va a por todas, que se le ha escapado, alguien que quiere vivir.

Forges





lunes, 19 de febrero de 2018

Garci y la filosofía

P.  García Alix dice que España es ahora un infierno prohibicionista.
R. Tiene razón. Se prohíbe todo, joder. Se ha prohibido hasta estudiar Filosofía. A mí me parece bien todo pero que hagan unas Smoking Airlines, con pilotos y azafatas fumadores. Falla el sentido común y el pensamiento propio... Siempre usamos la palabra progre. ¿Pues sabe lo que es un progre? Alquien que quiere estar a lo que se lleve. Que no tiene pensamiento propio sino adquirido.
http://www.elmundo.es/cultura/2016/08/18/57b49297e5fdeaaf228b45e4.html

sábado, 17 de febrero de 2018

martes, 13 de febrero de 2018

Eugenio Trías


"Yo he sido toda mi vida un gran solitario" (57)

domingo, 11 de febrero de 2018

democracia a la española


En términos de estética política una democracia a la española es un proyecto moderno de progreso con una práctica barroca de corrupción. Muy interesante. 


lunes, 5 de febrero de 2018