jueves, 16 de febrero de 2012

esto no es arte

Es una chapuza,  sobre la que se pueden echar toneladas de legitimación hermenéutica, como es habitual, pero sigue siendo una chapuza. Falta de imaginación atribuible a la cultura de la subvención que rodeaba a un cierto arte llamado contemporáneo, basado en la provocación fácil que ya no escandaliza a nadie, y que evidencia  la falta de recursos acudiendo a la ironía pueril,  revelando, sobre todo, una monumental ignorancia. Es la pretensión de un arte de vagos e indocumentados, para desprestigio de otro serio, informado, trabajador y con ideas.

14 comentarios:

Sergio dijo...

¿y eso es un juicio estético o moral?

josé luis molinuevo dijo...

estético, Sergio, comencé diciendo que me parecía una chapuza, un ejercicio de irresponsabilidad estética, y daría igual que se tratara de la momia de Lenin.

Sergio dijo...

Con esa aclaración "y daría igual que se tratara de la momia de Lenin"creo no das sentido a la obra, porque dudo que lo tenga, pero si la razón al "artista" y sus intenciones (obvias €€€), las mismas que tratabas de denunciar, aunque resulta totalmente innecesaria frente a mi pregunta: yo no iba por ahí. Trataba de situar la cuestión estética/moral en un plano prepolítico (está claro que sin conseguirlo, bravo! de nuevo por nuestro "artista") porque al decir esto no es arte lleva implícito algo que si lo es… o debería ser, situándonos en un idealismo moral que hasta donde había entendido se trataba de combatir. Vamos que si quieres reformulo la pregunta: ¿Kant o Duchamp?

Manuel dijo...

Parece una clara demostración de que en un mundo donde no existe la ética no puede existir la estetica y nadie quiere dar el paso de hacer arte, aunque no sea una bonita obra de arte como falla valdría, aunque igual tampoco conseguía el premio a la mejor falla, supongo que seria indultada del fuego, surrealismo contra la crisis llamaría a esta presunta falla. Saludos

josé luis molinuevo dijo...

Lo que separa al juicio estético negativo de la simple descalificación son la experiencias que subyacen. Puede aparecer o no, como la parte sumergida de un iceberg. De hecho, la mayor parte son incomunicadas, aunque no inefables. Decir que son subjetivas es obvio.
Otra cosa son los juicios artísticos, que no tienen por qué coincidir con los primeros, y que requieren de una argumentación.
Esta obra no me gusta y afirmo también que no me parece una obra de arte, no porque no refleje una esencia o ideal moral de arte, que no creo que haya, sino porque no responde a la creatividad e innovación formal que creo suele ir unida a lo que yo llamo arte.

Sergio dijo...

Acabáramos, si era en subjetividad y experiencia de los limites donde nos llevaba todo esto sin pas-au delá parece que me sigo quedando entonces de la côté de chez Blanchot, cuando ya creía que quizá me iba a pegar con Schiller en la cabeza.
Como simple diletante que soy (enfermedad menor y por tanto ajena a cualquier impulso trascendentalista) he abrevado en alguno de sus libros y habitualmente por este blog, siguiendo un apasionante recorrido por la “experiencia estética moderna” que inevitablemente, y aquí apelo yo también a mi subjetividad ( o como victima de los ordenes discursivos y visuales del régimen generalizado de representación, eso que llaman cultura, aunque ya sé su opinión sobre las victimas de la cultura) en su tentación de no perderse en la abstacción y apostar por una estética del saber estar, concluye en un discurso naif y posibilista. Porque si de me gusta o no me gusta se trata para tan corto viaje no hacía falta tantas alforjas. Debates sobre qué es arte y qué no a estas alturas resultan tan cansinos y , vaya, en fin, ¿cómo decirlo?, tan posmo…
No puedo estar más de acuerdo con su último comentario, o como cantaba Nico en aquella canción de la Velvet “and what costume shall the poor girl wear to all tomorrow's parties”
Gracias por su atención. Un saludo.

logiciel dijo...

No acabo de ver claro que no se trate de arte, pero en cualquier caso sí es una verdad. Franco no ha muerto. Está en la nevera. Y además en una como esa, con puerta de cristal y expendedor a voluntad.

j.sebastianlo dijo...

Me encantó esta entrada por contundente y clara. Más allá de consideraciones lógicas, permite la empatía con la idea. Es decir, totalmente de acuerdo.

Anónimo dijo...

Es cierto que está en la nevera. De este modo no se echa a perder y puede ser utilizado cuando convenga. Pero no en una de Coca-Cola porque cuando lo sacan con ganas refresca bastante poco.

Iván Macías dijo...

El problema está en el título del post: "esto no es arte". Una afirmación tan contundente, clara y rotunda implica una explicación contundente, clara y rotunda que no debe resultar en un juicio del gusto personal, dado que se tiende a esperar mucho más. "para mí, esto no es arte", podría resultar menos conflictivo en todo caso. No obstante resulta problemático, bajo mi punto de vista, situarse en un punto tan tajantemente tautológico a estas alturas del debate artísticono. Este post no me deja muy clara las ideas.

josé luis molinuevo dijo...

Iván, me parece que están clarísimas las ideas, otra cosa es que se compartan o no. La palabra "arte" no es meramente descriptiva, es también un juicio de valor, que le ha asegurado en este caso un puesto en Arco. Al que se puede contestar con otro que, obviamente, es un juicio de gusto y, por tanto, "personal", como todos los juicios estéticos. Lleva detrás una argumentación implícita o explícita. De ahí lo del iceberg.
Yo he dado un paso, del no me gusta estético, al no es arte artístico. Lo primero no es discutible, lo segundo sí, como no podía ser menos. Es perfectamente respetable que a otros les parezca eso una obra de arte.
Hay cuestiones, efectivamente, de más calado. Por ejemplo, el suponer que lo que produce un autodenominado artista es arte, que no es una persona "normal", sino extraordinaria, que hace algo excepcional. Creo que hace algo distinto, pero no necesariamente excepcional. Esto que afirmo no lo comparten muchos artistas y, desde luego, la mayor parte de estudiantes de BBAA que conozco. Es un residuo romántico al que les duele renunciar.

Iván Macías dijo...

Para Arco como institución, esto sí es arte. Para usted como persona individual, esto no es arte. Lo problemático del asunto es que una persona individual asegure que esto no es arte derivando esa conclusión de sus gustos personales. Lo institucional hace que esa obra sí sea arte, yo sea estudiante y que Rajoy sea presidente. Aunque sea un mal estudiante, seguiré siéndolo, y aunque Rajoy sea mal presidente, seguirá siéndolo. Ahí está lo problemático, en el juicio tajante del título de este post: "esto no es arte", que a mí me suena a verdad universal. Cuando uno lee sus comentarios, aclara que "para usted" esto no es arte. Pero así a primera vista, resulta problemático, es sólo eso.

El artista excéntrico y genio que puede hacer lo que quiera y sólo por haberlo hecho él es arte me recuerda al filósofo loco que sólo él conoce la verdad y puede emitir juicios universales, hahaha. Por supuesto, no es su caso -salvando la obviedad-, lo puedo asegurar por experiencia propia, pero hay cada uno por ahí...

Y, por cierto, esta obra me parece una bazofia que frivoliza con un pasado que merece bastante más respeto.

Programa 3.6 dijo...

Al post no le sobran ni faltan letras.
En la entrega de los Goya hubo algún que otro ramalazo en esta línea.
Y es que la gente se aburre tanto que tienen tiempo hasta de presentar estas mamarrachadas.
Decía Adorno en su Teoría estética que "La obra de arte es lo que la metafísica racionalista proclamó en su cumbre como principio del mundo, una mónada: centro de fuerza y cosa a la vez."

Esta pieza, más que incitar a la reflexión, lo hace a la discusión. (Algunos se tiran así toda la vida.)

Juan Miguel Blanquero Alonso dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.