domingo, 26 de febrero de 2012

mi papá es el diablo






Es recomendable la serie Luther, y ha sido un acierto recuperar al complejo Russell 'Stringer' Bell para este otro personaje en la "delgada línea". Tan pronto oficia de neuropolicía como se marca unos diálogos con Alice Morgan sobre los agujeros negros y el mal que harían palidecer de envidia a Punset.
Me llama la atención cómo se van replicando los recursos estéticos en 4 o 5 trailers de series muy distintas. Lo llamaría el efecto Carnivale. Uno de ellos, excelente, el de Luck. Se puede ver y, sobre todo, oír una y otra vez, con la bebida adecuada. De momento, la serie es tan indescifrable como la cara de Ace.

3 comentarios:

Noor dijo...

Si en The wire su libro de cabecera era La riqueza de las naciones, ¿aquí cuál puede ser? No he empezado a verla, pero le haré un hueco. A ver si aquí está más comunicativo que en los barrios bajos.

También he leído cosas buenas de Homeland, pero a primera vista parece una serie tipo 24 o algo por el estilo. ¿Algún comentario sobre ella?

josé luis molinuevo dijo...

No la he visto, pero me acercaré a verla, gracias

Urmuz dijo...

por qué los nombres con colores? y con esos colores? ¿Tiene algo que ver con los quarks y la cromodinámica, o es puro azar? Enhorabuena por el blog, o por lo que de tu cabeza se vuelca al blog, gran ensamble entre síntesis, profundidad y lo ameno.