lunes, 25 de febrero de 2008

Flaubert, siempre Flaubert

"La palabra humana es como un caldero cascado en el que tocamos melodías para hacer bailar a los osos, cuando quisiéramos conmover a las estrellas".

2 comentarios:

David Marabel dijo...

Cuando vemos a esos osos bailar para nosotros, es que lo que tocamos no esta sonando del todo mal. Pues hay quien logra sacar de unos calderos y unos palos, gran orquestas sinfónicas, de la cuales, las estrellas, estarían orgullosas.
El problema es que ni el que toca ni el que baila, deben de ser unos arrítmicos... Sino armónicos...

Fram dijo...

El pensamiento antagónico del clásico "la música amansa a las fieras". En este caso las estimula. Nunca el resultado de nuestras pretensiones es el esperado.