domingo, 17 de agosto de 2008

El caballero oscuro



Es una de las películas más interesantes que he visto últimamente.




Es una muestra depurada de cine fascista posmoderno: violencia estetizada, irónica, en la mejor tradición del romanticismo negro.



Sigue la doctrina estética de los "grandes criminales" y los "hombres inútiles", que llega desde Los bandidos de Schiller hasta hoy. Joker: "esta ciudad necesita de un gran criminal y yo se lo voy a dar". Como dice Alfred: "algunas personas sólo quieren ver arder el mundo". Link a la novela de Menéndez Salmón, Derrumbe.

No es que la sociedad (Gotham)tenga problemas,sino que está enferma, la corrupción es generalizada y los ciudadanos impotentes. Por lo que es necesario el "cirujano de hierro" que la sane. Antes el planteamiento era claro: el héroe que encarna el bien contra el villano que representa el mal. Esto es lo que ha desarrollado el romanticismo tradicional en su proceso de mitologización. Es, para entendernos, en clave de cine USA, la épica de los seres de frontera. Pero después de Sólo ante el peligro viene Sin perdón.Es decir, el proceso de desmitologización del romanticismo negro. Es la lección que Joker imparte a Batman.

El tema no va ahora de bien o mal (ya nadie sabe lo que es eso) sino de orden y caos. Los ciudadanos necesitan al héroe para que mediante la violencia (caos) restablezca el orden. Una vez conseguido, debe ser apartado, no se le necesita, estorba, es un mal ejemplo, y mejor si muere en el intento.Porque la violencia contamina, y ya no se le puede aplicar el desodorante de la virtud, con la disculpa de las buenas intenciones. Esta es la tortura de Batman. Los héroes quieren serlo a tiempo completo, pero la sociedad sólo los necesita a tiempo parcial.

Ante este panorama, el Joker lo tiene claro: el caos es la premisa del nuevo orden. Sólo hay una condición, y es que el gran hombre no odie la injusticia sino la mediocridad. En gran estilo, cada cosa se convierte en su contrario, sólo necesita un pequeño empujoncito. Así sucede con la gran esperanza, el fiscal Harvey Dent, que acaba encarnando la dualidad del héroe-villano. Sin problemas, ya que volvemos a ver repetido el cinismo ciudadano de El hombre que mató a Liberty Valence con el tratamiento dado al comportamiento del fiscal. Le hacen quedar como un héroe, para no desilusionar a la gente, aunque sea mentira.



En fin, una película excelente, entretenida a pesar de que sobra metraje, divertida a ratos, que encima hace pensar, y hasta puede ponerla un profesor de filosofía en el Instituto, a ser posible en la clase de Educación para la Ciudadanía.

Mi recomendación: sólo para mayores acompañados, y con reparos.

18 comentarios:

Horrach dijo...

jajaja, está muy bien la recomendación de poner esta película en la clase humanista de Educación para la Ciudadanía. Yo también incluiría obras tan poco humanistas (pero fascinantes) como 'Irreversible' (Gaspar Noé), el 'Crash' de Cronenberg o 'Dogville' de von Trier.

No he podido ver todavía la película (en Palma de Mallorca sólo la pasan doblada, y este doblaje he visto que es impresentable, sobre todo la vocecilla que le han endosado al Joker), pero me apetece de verdad hacerlo, sobre todo teniendo en cuenta las credenciales de Christopher Nolan ('Memento', 'Following' & co.). Su texto, señor Molinuevo, me motiva un poco más para ir al cine estos días. Gracias.

shalom

PD: por cierto, interesantísimo su blog. Si me lo permite, me pasaré a menudo por aquí. Saludos.

josé luis molinuevo dijo...

Encantado de verte por aquí, Horrach, y ya me dirás qué te parece la película

Horrach dijo...

Gracias por la bienvenida, señor Molinuevo.

Por cierto: le mando saludos de alguien al que conoce bien, mi gran amigo Andrés L. Jaume, futuro nombre importante de la filosofía española.

shalom

josé luis molinuevo dijo...

Un abrazo para Andrés, desde el recuerdo salmantino. Y enhorabuena por tu blog. La imagen de De Niro es parecida a la que utilizan Agustín y Eloy en su Fernández& Fernández.

Horrach dijo...

Gracias por sus palabras.

Le transmitiré a Andrés sus abrazos (Andrés tiene muy buen recuerdo de usted. Ahora, por cierto, se encuentra enfrascado con la parte final de su ambiciosa tesis).

Sobre la imagen de De Niro (la utilizo desde que mi gurú el Rabino Satánico me abrió el blog, es decir, en diciembre del 2006), no sabía que los Fernández utilizaran una similar. ¿Puede indicarme alguna página donde pueda comprobar de qué imagen se trata? Gracias.

saludos

josé luis molinuevo dijo...

Pertenece a su espléndido montaje audiovisual. Espero que tengas ocasión de verlo en Palma
Un abrazo

Anónimo dijo...

ví la película. me gustó, me encantan los payasos que destrozan el mundo con sus cartas, y la moneda de una sola cara. grandes ideas

Cloe dijo...

por cierto, me encantó la frase del final aunque no la recuerdo bien. algo así como que "el caballero oscuro siempre acaba solo"

Libertariano dijo...

Me parece muy buena idea que un filósofo tan destacado tenga un blog. Estamos de enhorabuena. Tengo en mis estanterías sus libros sobre Jünger y Heidegger, ambos magníficos.

Estoy de acuerdo en su apreciación de la película, aunque no en el calificativo de "fascista", una palabra que zanja demasiado deprisa los problemas que se plantean, dentro de los límites de una narrativa de entretenimiento. Del mismo, y salvando las distancias, que se descalificaba de pleno en su momento la filmografía de Ford, en concreto Centauros del desierto o El hombre que mató a LV.

Respecto a esta última vi un eco en Batman cuando escribí la crítica de la película

http://findesemana.libertaddigital.com/batman-el-caballero-oscuro-1276235245.html


Un saludo,

Santiago Navajas

josé luis molinuevo dijo...

Gracias Santiago por tus palabras. Acabo de leer tu inteligente crítica de la película que, lamentablemente, desconocía. Me parece muy bien traída la relación con "El hombre que mató a Liberty Valence", de John Ford, cuya admiración comparto. Y, desde luego, prefiero el planteamiento y resolución de esta película a la de "El caballero oscuro". Otra cosa es la potencia estética.

Y es en este contexto en el que entra en juego la palabra "fascista", que preciso en el sentido de "fascismo posmoderno", no "fascismo moderno", al estilo, por ejemplo, de como se caracterizaba a sí mismo Goebbels.
Fascismo posmoderno son los planos con los que el Joker barre las sesudas y ambiguas consideraciones de los otros. Tienen una fuerza identitaria mayor las imágenes del Joker, un posmoderno Quijote del mal, que las aparentes críticas (desvaídas y dubitativas)de los diálogos. De ahí la importancia de formar buenos criterios estéticos. Pues, indudablemente, esas imágenes nos "gustan".
Se trata,pues, de un fascismo de las imágenes al servicio del tecnorromanticismo de la industria cultural.
En paralelo, y esto ya no es cine, me repugna la exhibición impúdica y reiterada del dolor ajeno, que busca su administración en forma de rédito político o de entretenimiento social.
Saludos y un abrazo

Alvy Singer dijo...

Yo comparto con ustedes sus excelentes visos referenciales pero no hayen en El Caballero Oscuro ni un solo dilema bien planteado, a la altura de Ford, además de una endeblísima idea de lo que es una película de superhéroes, algo que es lamentable dada la vanguardia que ejerció en sus primeros tebeos de Batman el diujante Bob Kane, que usó planos de Welles para desarrollar el lenguaje y posibilidades de su medio.

Harvey Dent se cae de un tejado, es una solución idiota. ¡Se cae de un tejado! Los diálgos son idiotas y explicativo (¡soy un agente de caos! ¡pues yo tengo dilemas morales! ¡Yo elijo mi propio sentido!) y se usa un material pop para hacer cosas que sin el talento necesario no funcionan. Dálogos ramplosos, vulgares escenas de acción y temas bien planteados, pero ya mejor explorados en cualquier tebeo de Batman: The Killing Joke y The Dark Knight retrns. Toda obra es lenguaje y el de esta película es vulgar. Hay un par de tomas largas excelentes pero el resto es música ruidosa de Hans Zimmer, vergonzosas secuencias de acción y no menos patéticas escenas de lucha.

manstar dijo...

Ha conseguido usted algo fenomenal y exquisito, más teniendo en cuenta la de exabruptos irracionales que ha invocado este film. La mayoría de sus detractores no deja de contradecirse, mientras que los más entusiastas son incapaces de hallar falla alguna en él, algo grave ya que 'The Dark Knight' es tan ambiciosa como irregular, a partes iguales.

Podría haber sido una gran obra, pero de todos modos sus virtudes atacan de un modo que difícilmente consiguen esas prouestas que bajo su falsa modestia esconen la más fatal de las ineptitudes.

Yo sigo defendiedo la idea de que el aparato industrial es el gran culpable de que TDK no sea el film que Nolan muy seguramnte cocía en su cabeza.

Anónimo dijo...

Horrach, en el OCIMAX la dan en V.O. desde el primer día.

Álex Franco dijo...

Muy interesante el comentario, José Luis.
Quizá te interese leer una crítica complementaria, muy coincidente con la tuya, sobre todo en el análisis del fascismo postmoderno, aunque mucho más dura con la película. Este es el enlace:

http://el-ojo-intachable.blogspot.com/2008_08_10_archive.html

Un saludo,

AF

josé luis molinuevo dijo...

Gracias, Álex. Tu crítica me ha parecido brillante, completa y certera. Un verdadero lujo. Además, veo que compartimos afinidades en cuanto a gustos por determinadas películas y directores de cine.

Álex Franco dijo...

Gracias a ti, José Luis, por tus comentarios. Me alegra que coincidamos en películas y directores. Y no sólo, por lo que he podido leer compartimos también gustos literarios...
Por cierto, voy a poner un enlace a tu blog desde mi blog y copio tu comentario en mis comentarios para que quede testimonio de tu visita. Vuelve con frecuencia, como haré yo.

Un abrazo,
AF

josé luis molinuevo dijo...

Gracias Álex, cuenta con ello.
Otro abrazo

josé luis molinuevo dijo...

Gracias Álex, cuenta con ello.
Otro abrazo