domingo, 29 de enero de 2012

socialismo victoriano

3 comentarios:

Noor dijo...

Marcando las distancias entre ideas a partir de cómo se nos presentan las cosas. Algo que a veces no se nos da muy bien porque tomamos las cosas como excusa.

¡Un saludo!

logiciel dijo...

¿Y cómo no va a enloquecer el personal cuando se absuelve a un sujeto como Camps y se quiere encarcelar a Garzón a toda costa?

Con patrones así la única salida es la demencia. O la fuga.

David dijo...

Socialismo es Conciencia! Conciencia! Conciencia!

De ti depende.... tu eliges:

-o luchar incansable, por la defensa de un mundo basado en el espíritu (de la conciencia; de "lo público"; " lo político"; que nos asegure en lo posible, fiabilidad, gobernanza, equidad, justicia, libertad...) o dicho de otro modo: una sociedad creada por y para los hombres y las mujeres, en la que todos/as sus miembros tengan las mismas oportunidades para desarrollar sus potencionalidades creativas y así realizarse como personas simbólicas...
- o no hacer nada y seguir en ese estado de resignación, que te obliga a aceptar como válida, esa situación de continuidad del sistema capitalista desenfrenado, cuyo proceso deshumanizador, crea seres homogéneos y obedientes, adiestrados y manipulados, carentes de reflexión crítica; agostados en su edad de inmadurez e indiferencia; de idiotismo, de falsa razón (razón instrumental) de señoritos satisfechos y "pan y circo"; seres identificados en la muchedumbre (que ya no va a los a coliseos, sino que se los llevan a su propio salón uniformados en "HD" tras contratar los servicios de la nueva técnica) y que habitan casas que los bancos transfirieron a su nombre (escrito a medias) a condición de ser pagadas en cómodos plazos, repartidos a lo largo de sus vidas (o de sus tres próximas generaciones) y que en realidad suponen el casi total de sus salarios mensuales (salarios que surgen de un trabajo que aborrecen y que consume todo el tiempo de sus mortales días, y que para colmo llenan los bolsillo de los empresarios que les explotan)

Así que esto es lo que hay... la realidad ilusoria de la imagen, la sospecha; lo intangible; la de las finanzas; la del riesgo e incertidumbre; la que está ausente de futuro o equilibrio, a excepción de la clase oligárquica dominante... Una realidad para los ciudadanos de a pie determinada por "La muerte lenta, la lenta muerte"...

Quizá el Marxismo como todos los istmos, no sean más que el delirio de los idealistas burgueses que vivan bien en épocas donde los obreros no eran capaces ni de pensar en sus horas de descanso... pero una cosa es al menos plausible... otro mundo es posible...


¡A galopar, hasta enterrarlos en el mar!