miércoles, 29 de mayo de 2013

---



2 comentarios:

David Porcel dijo...

La fascinación (el niño fascinado), el insomnio (el ojo que no consigue descansar), la incomunicación, nos alejan de lo otro y de los otros. Abrazos

Argénida Romero dijo...

Amo este blog.

Amo lo que veo cada vez que lo visito.

Amo lo que reflejan las imágenes en mí.

Gracias.