viernes, 17 de julio de 2009

Ironía romántica





9 comentarios:

Miguel Ángel dijo...

¿de qué película son las imágenes?

josé luis molinuevo dijo...

De "La mirada de Ulises"(1995) Angelopoulos.
Un saludo

Pepo Pérez dijo...

¡Toma una galleta! ja ja.. tremendo.

Anónimo dijo...

“¿Mi propia náusea me proporcionó alas y me dio fuerzas que presienten las fuentes? ¡En verdad, hasta lo más alto tuve yo que volar para reencontrar el manantial del placer! ¡Oh, lo encontré, hermanos míos! ¡Aquí en lo más alto brota para mí el manantial del placer! ¡Y hay una vida de la cual no bebe la chusma con los demás! (…) Y cual vientos fuertes queremos vivir por encima de ellos, vecinos de las águilas, vecinos de la nieve, vecinos del sol: así es como viven los vientos fuertes. E igual que un viento quiero yo soplar todavía alguna vez entre ellos, y con mi espíritu cortar la respiración a su espíritu: así lo quiere mi futuro. En verdad, un viento fuerte es Zaratustra para todas las hondonadas; y este consejo da
a sus enemigos y a todo lo que esputa y escupe: «¡Guardaos de escupir contra el viento!»
Nietszche: Zaratustra, Ecce Homo.

(Francisco Carvalho - desde Brasil)

Vicente Luis Mora dijo...

El protagonista del cuadro de Friedrich lanza la mirada sobre la Naturaleza -con mayúscula, por ser un entorno romántico-. El del cuadro de Angelopoulos, lanza una cosa, un objeto producido en serie, un efecto alimenticio. Mirémoslo -por un momento, sin que sirva de precedente- con cierto idealismo: ambos están unidos por algo, y su gesto es en cierto sentido idéntico. Ambos son incapaces de permanecer "indiferentes" ante el espectáculo de lo natural. Su "soledad" no es tal; está el "otro" o lo "otro" del entorno. Contemplación o acción, lo agreste sigue necesitando de una respuesta. Como Wordsworth, que era incapaz de dar un paseo por sus lagos queridos sin escribir después un poema. No hemos progresado tanto, ¿verdad? Saludos, maestro.

josé luis molinuevo dijo...

No sólo Wordsworth sino un perfecto Novalis: "el arte es el cumplido de [a´]la Naturaleza". Es el intercambio de dos soledades en la certeza de que Grecia se muere.

Anónimo dijo...

...gracias por las lecciones, he aprendido mucho en este blog
saludos
(Francisco Carvalho - desde Brasil)

Perrito dijo...

Me ha encantado tu blog, no puede estar más lindo ♥

Anónimo dijo...

TESIS[..]me cansé ya de buscar uvas en el desierto y flores en el hielo[..]ANTÍTESIS[..] El amor engendró milenios repletos de hombres llenos de vida, la amistad volverá a engendrarlos[..]la armonia infantil hizo que surgieran hombres, la armonnía de los espíritus dará lugar a una nueva historia de la humanidad[..]Los hombres comenzaron con la felicidad de las plantas y crecieron y crecieron hasta que maduraron; desde entonces crecieron ininterrumpidamente de dentro hacia fuera, hasta que ahora el genero humano, ilimitadamente fragmentado, yace como un caos que provoca vértigo a todo aquel que pueda sentirlo y verlo. Sin embargo, la belleza huye del tráfago de la vida humana y se remonta a las alturas del espíritu. Es ideal aquello que fue una vez naturaleza y, aunque de raiz el árbol está reseco y en descomposición, una copa nueva ha salido de él y verdea al recibir la luz del sol, al igual que lo hizo el tronco en los dias de su juventud. Ideal es aquello que fue naturaleza.
[..] Sin duda, todo está aqui para nuestra complacencia[..]me gusta figurarme que el mundo nos proporciona una vida hogareña en la que todo encaja con todo, sin pensarlo, y en la que la totalidad de las cosas existen y viven para nuestro agrado y alegria, pues todo (a priori) procede así de nuestro corazón[..] somos los niños de la casa[..]la belleza eterna, la naturaleza, no sufre ninguna pérdida, al igual que no puede tolerar que se le haga un añadido. Mañana llevará joyas diferentes a las de hoy, pero de lo mejor que tenemos,nosotros mismos, ella no puede prescindir[..]ella sería un constructo, no sería ni lo divino ni lo perfecto[..]
DE NUEVO TESIS[..]Lejanos y muertos están mis seres queridos y ya niguna voz me habla de ellos[..]Lleno de soledad vuelvo a mi patria y vago por ella, como si ella fuera el recinto de un vasto cementerio en el que tal vez me espere el cuchillo del cazador que está tan ávido de nosotros, los griegos, como de la caza del bosque.