domingo, 20 de marzo de 2011

innovación tecnológica, rutina educativa

La innovación educativa es más una cuestión de actitud que de aptitud, de talante que de habilidades. Para innovar hay que ser innovador. Si no me equivoco, y por advertencias que leo de Tíscar Lara, Piscitelli y Juan Freire, se percibe ahora una marea involucionista en educación (a la que no son ajenos los pedagogos) que consiste en la recomendación del uso masivo de las tecnologías para conseguir objetivos desfasados. Algo así como el proyecto Lampedusa en innovación educativa: todo tiene que cambiar para que todo siga igual.Solo que con más burrocracia. Tiene una contrapartida buena: quienes fueron pioneros en la innovación tecnológica vuelven a proponer ahora nuevos objetivos. Es ilusionante.

10 comentarios:

Mara dijo...

Ilusionante efectivamente...

Describes el proceso: "La punta de lanza que intenta vencer las inercias creadas"(como en todos los órdenes de la vida).

Dices: "cuestión de actitud", sin duda, es fácil adquirir la aptitud.

Rutina educativa...qué horror ¿verdad? Aprender es cambio y enseñamos con rutinas.

Es un hecho que, esa necesidad de una revolución profunda de la "escuela" (común a todas las sociedades y todos los tiempos) no la van a resolver las nuevas tecnologías; pero espero que la famosa "Escuela 2.0" no se convierta en pura cacharrería.
Y conscientes del cambio que las TICs han provocado en nuestras relaciones interpersonales, sociales, nuestra percepción espacio-temporal, nuestro modo de acceso al conocimiento y el fomento de esa filosofía de "compartir"(conocimiento)..., nos haga cambiar la "actitud".

Necesito creer en las utopías como horizonte que nos ayuda a caminar.

Y...
Apuntar que, en este campo, como en otros, algunos sois imprescindibles y aprovechar para
aplaudiros a tí, a Jordi Adell,
Juan Freire, Jordi Vivancos, Tíscar Lara...y a tantos otros conocidos o anónimos que nos ilusionan cada día con su pensamiento y su trabajo.

Un saludo.

Programa 3.6 dijo...

El encabezado de este post lo dice todo.
Es ilusionante pero por el momento se queda corta porque los que forman ni quieren reciclarse, ni se ilusionan con la las posibilidades infinitas de transmisión de conocimientos que tienen a su alcance (les viene todo grande).
Siempre hay excepciones.

Mi hija (3 años) dibujó estas navidades el portal de Belén como un conjunto que encerraba un triángulo, un círculo y un cuadrado (verde, rojo y azul respectivamente). La profe escribió en el cuaderno de clase (comunicación entre padres y profe) "no entiendo nada de lo que hace en clase".
Con esa actitud, cambiar es muy difícil (ya sé que esto no tiene nada que ver con las tecnologías, pero también ellas son una simplificación hecha a partir de un código binario de ceros y unos, y no las cuestionamos).

Venga

Eugenio Sánchez Bravo dijo...

Hola José Luis:

Tengo reciente la lectura de Prefacio a Platón de Havelock. Muestra cómo Platón se halla en medio de un cambio tecnológico, el paso de una cultura oral a otra escrita, y, por tanto, de un cambio drástico en la paideia (educación) griega. Platón pretende revolucionar el modelo educativo griego de modo que haga posible una transformación política y social.

Creo que estamos en una situación semejante. El cambio tecnológico es un hecho. El modelo educativo tiene necesariamente que cambiar. La conectividad y la disponibilidad de información en tiempo real son una herramienta eficaz de transformación social. Ahora bien ¿se les permitirá cumplir todas sus potencialidades?

Un saludo.

josé luis molinuevo dijo...

Mara, buena reflexión, te acompañaría en las utopías limitadas, en las que podemos trabajar todos.
Programa: al menos tienes una hija con sentido estético
Eugenio: efectivamente, estamos en un paso, lo que no está claro es a un paso de qué...siempre que no sea la caverna audiovisual.

Programa 3.6 dijo...

Sí, tiene sentido estético.

Lo de un paso me ha recordado al humorista ese de Paramount Comedy (creo que se llama Goyo Jiménez), cuando dice que coloquemos a todos los de la serie "un paso adelante" al borde de un precipicio.

http://www.youtube.com/watch?v=9XNfSr2GlFQ&feature=related

Anónimo dijo...

La empecinada y excesiva incorporación de las nuevas tecnologías en la educación (al menos en Secundaria) va a traer consigo la explicitación de la "chuleta", hacer de ésta parte del proceso educativo. Si hasta ahora se trataba de utilizar a escondidas una pieza de información que no se entendía con el fin de incorporarla al examen y así "aparentar" que uno se sabía la respuesta, en un futuro próximo esta actitud creo que será generalizada a través de los buscadores, el copiar/pegar y la mayor o menor pericia tecnológica. Tendremos auténticos linces en lo que a la búsqueda de información se refiere, utilizando para sus trabajos los últimos programas (los más "modennnos"), pero en realidad no sabrán de qué va el contenido de tales actividades.
Alguno dirá que la situación que describo no dista mucho de la actual, pero la diferencia estriba en otorgar patente de corso a esta actitud a través de la fe ciega en el futuro tecnológico del sistema educativo: "se han utilizado nn.tt., luego es válido".
No crean que me muevo en un ámbito teorético. Tan sólo tienen que darse un paseo por las webs de los institutos y echar un vistazo a los trabajos de los alumnos sobresalientes, los que el docente considera que son ejemplo a seguir (suelen ser los únicos trabajos que se cuelgan). Algunos de éstos tienen una presentación impecable: imágenes, música de fondo, hojas que pasan automáticamente, textos que se insertan en su lugar correspondiente tras unos cuantos giros en espiral... El chaval sabe utilizar el Office, de eso no cabe duda; pero también sabe teclear Wikipedia, configurar las letras con un cuerpo de 16 o estrechar los márgenes de las páginas. La "forma" del trabajo es cojonuda pero el "contenido" es un suspenso brutal.
No demonizo las nn.tt. porque bien empleadas permiten mejorar las distintas actividades, hacer trabajos que hace veinte años serían imposibles, expresar cosas más allá de la serie de renglones en tinta negra... Pero esto no es lo que va a suceder.

J.

Alción dijo...

Olvidaba la interacción social (llamémoslo así), que permiten las nn.tt. en el proceso educativo, dando lugar a un conocimiento colectivo de manera procesual a través de foros, blogs o lo que se tercie... conocimientos horizontales y otra forma más de chatear, al tiempo.
No creo que haya que derribar todo lo pasado por mandato tecnológico. ¿Nada de ello sirve? ¿De verdad? Me recuerda a la visión que le gente tenía del año 2000 hace unas décadas (milenarismo aparte) con coches volando y los astronautas yendo y viniendo de Saturno... es esa "excesiva" confianza en lo tecnológico lo que no me cuadra. ¿"2.0"? Un cliché. Los cambios van a ser tan cotidianos y tan comunes (lo cual no denuesto) que no nos vamos a poder ni mirar al espejo.

J.

María dijo...

José Luis, fui alumna tuya hace un siglo más o menos, te leo muy a menudo, y siempre estoy muy de acuerdo con todo lo que publicas, hoy me he atrevido a replicar a uno de tus comentadores. Con tu permiso y con respecto a Anónimo, por supuesto que la introducción de las NT en el aula no sirven de nada si seguimos pidiendo trabajos de los de hace 20 años. Los profesores que necesiten verificar el nivel de conocimientos de sus alumnos por medio de una prueba que utilicen el seguimiento y tutorización que te permite un portafolio electrónico o que diseñen tareas interesantes y constructivas como una web quest, cazatesoros, que organicen un trabajo colaborativo por medio de una wiki, proyectos... Los que siguen pidiendo 30 folios a una cara con interlineado 1,5 sobre La Revolución Industrial, pues ya saben lo que se merecen y en palabras de Francesc Llorens, "deduce tu el resto porque eres inteligente" http://thehybridthinking.blogspot.com/2011/02/deduce-el-resto-porque-eres-inteligente.html

dan3 dijo...

Comparto esa percepción de Tíscar Y Juan y además se nota que el control al que se quiere someter a la tecnología no tiene fines educativos. Gracias por las palabras y comentarios de todos

Anónimo dijo...

Pienso que las TIC son una revolución para todo/as y para la propia percepción de "nuestra realidad". Siempre ha pasado lo mismo cuando se han producido cambios importantes en los esquemas mentales que nos dan la interpretación del mundo. Estamos en una revolución digital y creo que es tan drástica, rompedora e innovadora que no alcanzamos a comprender su verderdero alcance, incluso ya se ha iniciado el comienzo de la tecnología cuántica y todavía se discute la utilidad de la digital... en fin, los humanos.....
Saludos de una antigua alumna