miércoles, 12 de septiembre de 2018

una tesis doctoral


Hoy hemos asistido en la sesión de control al gobierno en el Congreso de los Diputados a uno de los episodios más tristes de la vida política. La noticia estrella no ha sido el debate en torno al separatismo catalán, la desaceleración económica o cualquiera de los graves problemas que preocupan a los ciudadanos sino la tesis doctoral del presidente Sánchez. Como siempre la estrategia ha sido la del postureo y la guerra de desgaste: si no la presenta malo y si lo hace peor; trato de favor o plagio, a escoger, sin que sean excluyentes. Acababa de dimitir la ministra Montón y el líder del PP, Pablo Casado, repetía que él no había sido, que su caso era distinto.

Un alma bella celebraría que, por fin, se ocuparan de la Universidad. Nada más lejos. La realidad es que la clase política (pace Machado) envuelta en los andrajos de la mediocridad desprecia lo que ignora, es decir, ignora la excelencia en la Universidad y se beneficia de sus miserias. Esta vez no toca la endogamia, sin embargo a los políticos (también a otros) les pone ponerse como profesores de universidad para escarnio de los asociados esclavos. Esta vez son los títulos, esas plumas devaluadas que no pueden faltar en sus fantasiosos currículos.

Lo que se critica ahora no son tanto los contenidos como los procedimientos, el haberse beneficiado de una fórmula excesivamente abreviada, el no haber pagado el peaje correspondiente en tiempo y forma, como dice el lenguaje múrido burocrático. Así el presidente habría destino solo dos años y nueve meses a la tesis en vez de los seis años habituales, cifra que en términos de plazos académicos no es correcta, a partir de los tres hay que pedir prórrogas.

 Da igual, semejante estajanovismo (compaginando labores absorbentes de intriga política) debería ser bienvenido si tenemos en cuenta que informes publicados este mismo año alertan del peligro para la salud mental de la realización de tesis doctorales (https://elpais.com/elpais/2018/03/15/ciencia/1521113964_993420.html). Y en cuanto a la garantía que certifique la idoneidad de las mismas, qué quieren que les diga. Les cuento el procedimiento y seguro que al más humilde ciudadano se le ocurre el remedio.

El tribunal que ha de juzgar la tesis y calificarla se propone a sugerencia del doctorando (tómese como genérico), se oficializa en escrito por decisión última del director de la misma, siendo aprobado por el Departamento y Comisión de Doctorado correspondiente en el Rectorado, generalmente sin modificaciones, una vez comprobada la idoneidad formal (sexenios, publicaciones etc.,) de los miembros y la paridad de género. En tiempos de la para unos gloriosa y otros execrable Transición era de buen tono (al menos en Humanidades) que el tribunal no se leyera la tesis, limitándose su intervención a tan breves como inútiles consejos sobre los aspectos más peregrinos de la vida ante la estupefacción del candidato. Lo importante era la comida posterior, terror de bolsillos y alegría de restaurantes.

Ahora, víctima de los recortes, desmotivado, humillado por la Aneca, necesitado de desahogarse, el profesor que se sube a una tarima habla interminablemente, no sobre la tesis que se ha hecho sino sobre la que se podía haber hecho, en extrañas asociaciones sin rumbo fijo, ante la perplejidad del que ha dedicado varios años de su vida a la investigación del tema y promete tenerlas en cuenta para una futura publicación cuando al fin de la tormenta llega su confusa réplica. No falta el que refuerza la seriedad del examen con la exhaustiva enumeración de las erratas ortográficas que la impericia o la mala jugada del corrector de Windows ha propiciado. Tampoco puede faltar una referencia a la bibliografía y las citas a pie de página, lo primero que se lee. El límite de tan tediosas intervenciones sigue siendo la inmediatez del horario de la comida. Eso no se perdona.

En vista del procedimiento comprenderán, dadas las afinidades electivas (no precisamente las de Goethe), que los resultados son bastante predecibles.

Estas son algunas de las miserias antes anunciadas. Pero señalar vicios de procedimiento endogámico en su juicio no empaña la excelencia en la realización de tantas tesis y de tribunales que pierden dinero asistiendo a ellas y se las leen y preparan a fondo. Solo que si funcionara mejor la legalidad no haría falta apelar a la ejemplaridad, con tan dudosos resultados. 



No hay comentarios: