viernes, 11 de enero de 2019

imágenes cortadas: el camino soñado 4







El cine de la Escuela de Berlín es una antropología de lo cotidiano. Lo que desconcierta de sus imágenes es que tratan simplemente de eso, de mostrar lo que está ahí, no de su invención, sino de su hallazgo, de dejarlo estar, no son mías. Nunca mejor la expresión cotidiana para caracterizar el quehacer de estas imágenes: déjalo estar. En su insignificancia, su banalidad. Las cosas no son mías, son de ellas. Este tipo de cine es una alternativa al “yo soy yo y mi circunstancia”, las cosas no necesitan ser salvadas sino que las dejen en paz. Piden respeto y no achuchones conceptuales (no desinteresados: “y si no la salvo a ella no me salvo yo”, pero ese es tu problema, quijote conceptual). Un respeto que enfría al espectador (emancipado pero sobón) le obliga a guardar distancias, incapaz de identificar, de identificarse, pidiéndole también que se esté quieto, no se emocione, observe, aprenda. Una persiana se va cerrando y lo que se muestra es el acto de cerrar-se no tanto de cerrarla. Son los tiempos muertos de las cosas, del estar, a diferencia de los vivos de los humanos, obsesionados con su ser, de ellos.

No hay comentarios: